Tres formas en que las empresas se han transformado durante el COVID-19

Los negocios está aprendiendo unos de otros en medio de cambios durante la pandemia

Mientras todos nos estamos adaptando a vivir en medio de la pandemia, lo mismo ocurre con las empresas.

Están trabajando juntos para encontrar la inspiración, las herramientas y las mejores prácticas en lugares sorprendentes.

Al tener una mente abierta y compartir observaciones, los líderes están utilizando la información y nuevas herramientas para adaptarse rápidamente. Más que una moda, esta nueva normalidad tendrá efectos dramáticos y duraderos en el futuro de las empresas y del mundo.

Aquí tenemos tres lecciones aprendidas durante la pandemia:

1. Los industriales se ponen a distancia

Las operaciones a distancia son un desafío para las empresas industriales. Los empleados de primera línea no tienen acceso a las mismas herramientas que tienen los empleados de escritorio, lo que crea una división entre la oficina y el taller. Los industriales están explorando cómo pueden aplicar las lecciones aprendidas del espacio del conocimiento, aceleradas para superar las interrupciones del COVID-19.

Los programas informáticos como Honeywell Forge permiten a las empresas operar las fábricas a distancia. Primero, se recopila la información sobre equipos y los equipos de cómputo. Luego, la información operativa es fusionada con la información comercial y se almacena en la nube. Después, los líderes ejecutan herramientas de análisis respaldadas por IA para ayudarlos a tomar decisiones mejor informadas sobre cómo agilizar y automatizar procesos críticos. Al final, el objetivo es hacer que las operaciones remotas sean tan fluidas como las operaciones en las instalaciones.

2. Los trabajadores del conocimiento aprovechan la cultura de seguridad

Algo que las empresas industriales conocen muy bien es la seguridad. Estos entornos son claramente más peligrosos que las oficinas y requieren una cultura de comunicados, políticas y programas de capacitación para mantener a los trabajadores seguros y productivos.

“Me di cuenta que la seguridad siempre ha sido un área específica del mundo industrial", dijo Que Dallara, Director Ejecutivo de Honeywell Connected Enterprise en una entrevista de prensa. "No podemos abrir una fábrica sin tener en cuenta la seguridad, pero ahora está ocurriendo en el ámbito de las oficinas, donde el problema más insistente había sido la ergonomía".

Las oficinas las ocupan principalmente trabajadores del conocimiento, como contadores y programadores. Esos empleados tienen trabajos que requieren habilidades de pensamiento distintas al trabajo manual. Considerando las nuevas medidas de salud por el COVID-19 y el aumento de las preocupaciones de los empleados, las oficinas deben inculcar rápidamente una cultura de seguridad para poder regresar al trabajo. Las pautas de distanciamiento social hacen que se convierta en un requisito para las empresas comprender a fondo cómo se utilizan sus edificios, cómo se mueven las personas por los espacios y cómo los sistemas de construcción les brindan comodidad y salud. Esto requiere herramientas que puedan agregar información comercial, de construcción y de seguridad para impulsar la toma de decisiones y las comunicaciones.

3. Los negocios toman mejores decisiones, más rápido

Algo que todas las empresas pueden hacer mejor es tomar decisiones rápidamente y actuar en consecuencia. Desde la intensificación de nuevas operaciones hasta la introducción de productos, las empresas tienden a moverse lenta y metódicamente. Si bien esto asegura buenos procesos, es cada vez más lento para la velocidad de los negocios. La pandemia ha obligado a los negocios a pensar con rapidez, a reaccionar rápidamente y a tener menos miedos. Y todo eso es bueno.